31/12/2009

Fin de siglo (o a lo mejor no)

Posted in Dientes de Engranaje a 5:48 pm por interloper

A los (pocos) lectores fieles que lleváis desde siempre aquí ya os tengo casi acostumbrados a esto, y no es plan de perder las tradiciones… Faltan menos de diez horas para terminar el año, y es el momento, cómo no, de hacer memoria.

Que este año ha sido movido en todos los aspectos. Ha sido un año de mucho (pero mucho, mucho, eh?) aprendizaje, y no me refiero al ámbito académico. Ha sido un año de reencuentros, de despedidas, y de nuevos encuentros. Un año de desorientación, y de reorientación. Ha sido un año de mucha lectura de ficción, y mucha vivencia de realidad. Ha sido un año… Uf! Que año.

Echo de menos Suiza. Echo de menos Ginebra, Lausanne, el aeropuerto, y los viajes en tren. Me faltan el Hôtel de la Navigation (que a estas alturas ya no debe existir en absoluto) y su habitación 309. La EPFL y la cafetera del LSI. Me falta Lausanne Flon, centro de la ciudad, el país y el universo conocido. Quiero volver a ir a comprar a Coop o a Migros. Pero sobre todo, me faltan Antonio (cómo vamos a montarla cuando vengas a finales de enero), Lets, Nikos, Bane, Pablo, Fran, Andrea, Sashi, Shrini, Cristina (de quien la cafetera estaba profundamente enamorada) y su cazadora rosa, Haykel, Antonio, Monika y Andrijana (si solo me hubiese quedado dos semanas más…). Algún dia de estos volveré, y me faltará tiempo para veros a todos. Pero volveremos a salir de fiesta por la Punk. A todos os digo, fueron tres de los meses más mágicos de mi vida. Os lo debo.

Sentimentalmente, no han faltado los viajes en montaña rusa tampoco. He subido al Olimpo, y me he hundido en el fango. Aprendí a fiarme de mi intuición, a pesar de las distancias. A confiar en mis amigos aunque me griten y abronquen, y a desconfiar de mis conocidos a pesar de que ofrezcan la más amplia de sus sonrisas. Sobre todo, a confiar en mí mismo, porque incluso en un mal momento, pueden suceder cosas increíbles. He visto los fallos y aciertos ajenos, los propios, los nuevos y los recurrentes. Y se que cometeré muchos de ellos en el presente y el futuro, pero confío en que encajaré los golpes con dignidad. He encendido la vela de la tarta, y la he vuelto a apagar. Me he sentido perdido, me he vuelto a encontrar, y en el proceso, me he convertido en un fan sin remedio de Hora Zulú. Que mientras el año empezó en caída libre, termina en rumbo ascendente. Y que me perdonen por las mentiras que he contado.

Y claro, la vida laboral tampoco podía haber sido tranquila… Si bien me ha ayudado a ver mundo (lluviosa Irlanda, nos volveremos a encontrar), el mundo de la universidad no ha sido amable. Me encontré atascado en un proyecto al que no encontraba salida, bloqueado en cosas sin sentido, y agobiado por asignaturas sin interés. Lleguó el momento en que abandoné. Creo poder decir que acerté con la decisión, y ahora me encuentro mucho más a gusto. Me asomé al mundo laboral, tanteé el mercado… Y descubrí que apesta. Me desilusioné cuando mi burbuja de ingenua felicidad explotó y me encontré con la fea realidad del mercado, donde a los titulados se les trata como a juguetes de tienda de los veinte duros de usar y tirar. Y entonces, cuando ya no sabía si ir o venir, si darme la vuelta, saltar o tirarme al suelo, me tentaron nuevamente desde el mundo académico… Y no resistí la tentación. Me explotarán igual, y viviré agobiado otros cuatro años más, pero lo haré en un universo que conozco (no me permitiré la bravuconada de decir que domino) y me resulta familar, donde se desenvolverme. Y lo más importante… En el que deseo estar con todas mis fuerzas.

Hay años tranquilos, años movidos, y años muy intensos. Supongo que este 2009 está entre los dos últimos, tirando hacia “muy intenso”. Y no me arrepiento de ello. Porque de todo lo que me ha pasado, de lo bueno y lo malo, he sacado lecturas y lecciones. 52 semanas que merecieron la pena vivirse, y de las que no quiero olvidarme jamás.

A todos los que habéis sido parte de estos 365 días… Gracias. Nos vemos en el próximo episodio.

Anuncios

4 comentarios »

  1. Entrari said,

    Mola, tío, que esos años los vea, pero fuera de la facultad joder, a poder ser

  2. nana said,

    52 semanas intensas. muy bonito interloper. a seguir con el 2010 joder!

  3. interloper said,

    Entrari! Por supuesto, el año próximo seguiremos dando el callo… Pero la facultad seguro que es un feliz episodio ya concluído!

    Nana, muchas gracias! Me alegro de verte comentando por aquí 😉

    Feliz año!

  4. Cattz said,

    Aquí ando, insomne, y me he puesto a leerte cuando te conocí… Qué poquito sabía de ti entonces y todo lo que ha pasado hasta ahora. Es extraño ver los deseos propios y ajenos y ver cómo algunos son tan diferentes a como nos hubiera gustado que fueran.
    No sé muy bien qué pasó entre tú y yo aquel mes, aquel año, pero sé que terminé el año queriéndote y que sigo haciéndolo hoy en día, más profundamente porque no me baso en instinto, esperanza y ganas, me baso en saber quién y cómo eres. Doy gracias porque te pusieran en mi vida, doy gracias porque sigas en ella y doy gracias incluso por los malos momentos porque tú me has demostrado que estás conmigo en lo bueno y en lo malo.
    Te quiero con locura y tengo la firma esperanza y el aún más firme propósito de conseguir que la mutación siga adelante con los años, con la vida. Y pasarla a tu lado. Te amo, Mentiroso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: