24/05/2009

En Esparta…

Posted in Curiosidades, Dientes de Engranaje tagged , , a 3:54 pm por interloper

hoplita_espartanoCuenta la historia que las ciudades de Esparta y Argos llevaban tiempo disputándose la tierra de Tirea, en la provincia de Cinuria. Con el objetivo de decidir quién quedaría definitivamente en posesión de esas tierras, ambas ciudades pactaron (siguiendo el dicho lacedemonio de “Para qué discutir cuando podemos arreglar esto a puñetazos“) que trescientos soldados de cada ciudad se enfrentarían en un terreno neutral, lejos del grueso principal de los dos ejércitos (para que ninguno de los dos pudiese sucumbir a la tentación de lanzarse a la ayuda de sus compañeros), y el vencedor de dicha batalla sería dueño legítimo de Tirea.

Como estaba acordado, ambas formaciones de hoplitas midieron sus fuerzas en el lugar pactado. El enfrentamiento se extendió durante horas, sin que ninguno de los dos contingentes tuviese en ningún momento una ventaja clara sobre el otro. Finalmente, al caer la noche, en el campo de batalla solo quedaron en pie dos argivos, Alcenor y Cromio, quienes volvieron a su ciudad a informar del resultado de la batalla.

A la mañana siguiente, los heraldos de ambas ciudades se presentaron en el campo de batalla para comprobar el resultado de lo sucedido el dia anterior. Cual fue la sorpresa de los argivos al comprobar que, en el lugar donde había discurrido el enfrentamiento, ahora se eregía un trofeo construido con las corazas, armas y escudos de los hoplitas de Argos muertos. Recostado a los pies del mismo se hallaba el cadáver de un espartano todavía con el escudo agarrado, y la lanza en su mano derecha. A sus pies, sobre una losa de piedra, había escrito con su propia sangre:

Otríadas, hijo de Alcidas, dice a sus camaradas lacedemonios: Obedeciendo vuestra ley, sin abandonar mi puesto ni arrojar mi escudo, erijo este trofeo con las armas despojadas a los enemigos muertos y se lo consagro a Ártemis y a Heracles victorioso.

Los espartanos reclamaron entonces la victoria en la batalla, puesto que mientras que los últimos hoplitas argivos habían abandonado el campo de batalla, los espartanos permanecieron allí hasta el final. Los de Argos, por supuesto, no aceptaron ese resultado. En la guerra que esta discusión provocó, los espartanos acabaron con sus enemigos.

La ley espartana es clara en este aspecto: Guerrero, vuelve con tu escudo, o sobre él.

Anuncios

2 comentarios »

  1. MasterJ said,

    A kike se le pone dura mientras escribe esto 😛

  2. interloper said,

    Y a los demás se os debería poner igual mientras lo leeis 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: