27/12/2007

Soy Leyenda

Posted in Cine, Libros tagged , , , , , a 2:05 am por interloper

leyenda.jpg Acabo de ver “Soy Leyenda”, si, la película del Príncipe de Bel-Air… Y como empieza a ser ya demasiado habitual con este tipo de cosas, mira tú por dónde, ha pasado como casi siempre sucede con estas “adaptaciones” (por, en este caso, llamarlo de alguna manera): que el libro le da mil vueltas a la película.

Y por qué no, ya que tenemos esto que los nuevos llaman “Internet”, y que según me cuenta mi nieto, hace que mucha gente pueda leer esto en cualquier parte del mundo, voy a utilizarlo para poner la película a caldo, ale!

Ahora, antes de nada… Aviso importante, luego no os quejéis: Esto está lleno de spoilers, tanto del libro como de la película. Si os reviento alguno de los dos, luego no me digáis que no he avisado.


“¡Sal, Neville!”

Un libro no es como una película. Salta a la vista. Para que un libro de miedo, realmente tiene que atraparte, tienes que identificarte con el personaje, y hacer que las palabras sean las semillas de un mundo que permites que florezca en tu imaginación. Debes notar el aliento del protagonista en tu nuca, y escuchar el crujir de las tablas cuando anda. Soy Leyenda, el libro, realmente te sumerge en su fantasía, transmitiéndote el terror, la angustia, la soledad del protagonista. Porque te identificas con él.

Neville es (hasta donde yo recuerdo, ya que hace un año y pico que leí el libro) un tipo normal, aparte del hecho evidente de que es el último tío en la tierra. Y cuando digo el último, es el último. Ni colonias de refugiados, ni bajos porcentajes de inmunes, ni leches. El último. Y crece, y aprende, en un proceso que el lector es capaz de seguir a lo largo de las páginas. Como ser humano, pasa por diversos estados de ánimo… Los mismos estados de ánimo por los que pasaría cualquiera de nosotros en una situación como esa.

¿Y qué sucede? Neville encuentra a una “superviviente” con la que, poco a poco, empieza a compartir los conocimientos que costosamente ha ido adquiriendo. Hasta que descubre el pastel, y tras realizarle una prueba médica, descubre que es una vampiro. Neville es capturado, judgado, y ejecutado.

Soy Leyenda, libro, es una grandísima y profunda reflexión sobre el bien y el mal, sobre lo raro y lo común. ¿Quién es el raro, el único ser humano en la tierra, o los millones de vampiros que pueblan ahora la tierra? ¿Cual es la especie en peligro de extinción? ¿Quién el asesino? El libro clama a la necesidad de adaptarse a las nuevas leyes naturales, a los cambios sociales (ya podrían algunos de la SGAE aplicarse el cuento, o pronto, ellos serán leyenda), y saber cuándo llega el momento de aceptar una posición equivocada y cambiar de punto de vista.

– “Puedo salvarlos a todos”

Y sin embargo, no hay absolutamente NADA de esto en la película. Coge una piña. vacíala por dentro y llénala de Nocilla. Solo podrás seguir diciendo que es una piña porque por fuera lo parece. Y en efecto, en Soy Leyenda, película, hay vampiros, hay un tipo que todas las noches cierra su casa a cal y canto, y por la mañana disfruta de una ciudad de Nueva York toda para él. Ah, y conoce a una chica cuando ya han pasado dos terceras partes de la película. Para de contar, es toda la similitud que hay entre libro y película.

Al César lo que es del César. La ambientación y los escenarios son soberbios, y los efectos especiales, muy buenos. Y la actuación de Will Smith tiene momentos realmente brillantes. Sin embargo, creo que la película no tiene un ritmo muy marcado, en el que durante un rato de la película no sucede nada importante, y después, en apenas media hora, sucede todo. Y sobre todo, y lo más molesto… Es una película hueca. No tiene mensaje.

Neville ni siuiera está acosado desde el primer momento por los infectados. Vive tranquilo en su casa, y cierra las puertas y ventanas por pura precaución, igual que, por lo mismo, tiene preparado el sistema de seguridad que se ve en las últimas escenas de la película. Puede dormir tranquilo, porque no tiene a todo su vecindario gritándole para que salga (perdón, lo olvidé… en la película pierden la voz y se vuelven monstruosos, al estilo del vampiro clásico), ni a las mujeres vampiro desnudándose para tentarle. Al Neville cinematográfico no se le pasa por la cabeza la idea de suicidarse la mitad de las noches, ni sufre problemas de electricidad o abastecimiento… Viviendo en un palacete como el que tiene montado, y sin haber sido localizado por los infectados, cualquiera pasa el tiempo, y la sensación de asfixia se reduce mucho. El problema más serio para el Neville de la gran pantalla no es el preocuparse por asesinar vampiros mientras le queda luz diurna, sino que algún cabrón le mueva los maniquíes de sitio.

Supongo que los todopoderosos estadounidenses no podrían asimilar la idea de que el humano (de Nueva York, además), de que el americano, no sea el que domina el mundo, y de que la extinción humana sea algo natural… No. Will Smith tiene que salvar el mundo. Ya lo hizo contra un puñado de alienígenas que adelantaron la moda que, unos años más tarde, el predalien trata de imitar, ¿cómo no iba a conseguirlo frente a cuatro vampiros de nada? Will encuentra el antídoto, salva a la chica, y de paso, se carga a unos cuantos de los malos en una dramática explosión final. Los raros, hasta que USA diga lo contrario, seguirán siendo los vampiros.

Supongo que, para alguien que no haya leído el libro, la película le puede hasta gustar, habrá quien opine que el sacrificio final es digno de elogio, y podrá apagar la televisión (oh, perdón, quería decir salir del cine) y seguir tan tranquilo, habiendo presenciado una versión descafeinada que, lejos de remover conciencias y hacerte reflexionar, como mucho, es capaz de hacerte bostezar. Una pena.

Anuncios

4 comentarios »

  1. Larteas said,

    Que decir? de acuerdo en todo, una pena…

  2. Elisa said,

    Acabo de dar con este blog. Leí todo el post.

    Bueno… para empezar, yo no he leído el libro… de hecho ni siquiera sabía que la película estaba basada en uno.

    Estoy de acuerdo en que debe haber sido desastrozo para ti ver algo tan diferente a lo que esperabas… siento lo mismo por Drácula. La película es malísima, e incluso detestable para mi por el hecho de que no se parece en NADA al libro. Es una transgiversación impresionante de lo que es Drácula original. Pero tampoco me es imposible aceptar que como PELÍCULA pueda gustar.

    En todo caso… son dos casos bastante diferentes… porque a mi Soy Leyenda me encantó por aspectos que para ti eran imposibles de transmitir en la película. Tal vez sea así para aquellas personas que no disfrutan el cine, sino películas por separado… pero yo, que me considero capaz de lo primero, pude ponerme también en el lugar de Neville.

    Tal vez no luchaba contra vampiros ni se exponía a peligros físicos todo el tiempo, pero sí demuestra una lucha interna consigo mismo, para mantener la sanidad mental… saber que se es el ultimo hombre de la tierra o creer que es así pueden llevarte a lo mismo. Y déjame decir que a lo que tu llamas tener “todo”, refiriendote a la casa y el abastecimiento, en realidad me suena bastante superficial. Claro, estár lejos de los infectados reduce la sensación de peligro, pero el problema que plantea la película no es ese, es sobrevivir a la soledad, y a los recuerdos de un mundo que tan de pronto se esfumó… no es una película meramente de vampiros.

    Sobre el final… para él no fue sólo salvar a la chica o al mundo, Neville nunca quizo ser un héroe, tan sólo quería recuperar la esperanza y la fe que había perdido por la situación en que estaba.

    Y bueno, a mi parecer, no hace falta entregar un mensaje concreto que pueda hacerte reflexionar sobre tu propio mundo si sabes como generar nuevas sensaciones y emociones en tu público.

    En fin… la literatura y el cine son dos mundos demasiado distintos… no puedes esperar una película basada en una novela que le sea totalmente fiel a esta, ya que ambas ocupan recursos diferentísimos para “remover la consciencia” del público, o para llegar a sus corazones, que para mi es lo más rico que entrega el cine.

    Eso…

  3. interloper said,

    Hola, Elisa!

    No se, como suele decirse, para gustos colores… Supongo que al haberme leído el libro, mi opinión está mucho más condicionada que la tuya, no pervertida en ese aspecto. Sin embargo, lo que quise reflejar en el post es el hecho de que, en efecto, es posible que en la película se reflejen en ocasiones la angustia de la soledad y el recuerdo del pasado… Pero la sensación no es en absoluto tan envolvente y angustiosa como en el libro, donde las preocupaciones de Neville no son solo comer y tener luz para jugar a la play, sino que te transmite a la perfección la sensación de agobio y opresión en que vive, perseguido constantemente por los vampiros… La única escena realmente agobiante fue, para mi gusto, la última del perro. Es bastante dura.

    No se, tal vez si no hubiese leído el libro la película me hubiese podido parecer hasta entretenida, pero… No se, se me queda muy descafeinada. ¿Mi recomendación? Es más que evidente… Leete el libro (son poco más de cien páginas, se lee en dos tardes), contrasta, vuelve por aquí y opina!

    Un saludo!

  4. isaac said,

    deseo todas las publicaciones de isal netville deso saber sobre las infecciones bacteriologicas, ya q estudio QFB en la universidad y m impresiono la pelicula


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: