12/02/2007

Horóscopo

Posted in Dientes de Engranaje a 8:54 pm por interloper

Signo: Interloper

Día intranquilo. Un creciente estado de desánimo puede invadir tu vida, y hacer que te plantees muchas cosas. Pero no te preocupes, Marte está en tu signo. Aire fresco, un poco de ejercicio y algo de música, y las cosas se verán de un modo muy distinto. Aprovecha ese momento de lucidez para algún tipo de actividad intelectual de provecho.

11/02/2007

Carta a Ortega y Gasset

Posted in Dientes de Engranaje a 10:57 pm por interloper

gente.jpg U otra de esas ideas que de vez en cuando me sacuden.

Yo soy yo y mis circunstancias, dijiste en cierta ocasión. Que sepas que, poco a poco, tu afirmación va perdiendo sentido. Cada vez yo soy menos yo, y son en cambio mis circunstancias las que me definen. Día a día, se hace más importante dónde estoy, con quién me relaciono, y cual es mi área de influencia, que mi persona. A pasos agigantados, mi entorno me define de cara al resto mucho más de lo que yo lo influencio a él.

Pero no te creas que te escribo exponiéndote mi caso particular, nada más lejos de la realidad. Esta epístola te la escribo porque recordé esa frase tuya, y me sentí en la necesidad de informarte de los últimos cambios. Porque la persona ya no se valora, el individuo pierde más que nunca su identidad, diluido en su entorno, borroso e indefinido. El potencial no sirve de nada sin las influencias oportunas, y el genio y la iniciativa particulares se ven anulados por la idiotez y la dejadez colectiva. Nos perdemos, desaparecemos, y sin nuestro entorno, no valemos más que un papel arrugado arrastrado por el viento.

Acabamos negando lo que somos, porque nuestras individualidades no encajan en el conjunto, y nos tragamos nuestro orgullo cuando más falta nos hace. No buscamos mejorar como personas, sino extender nuestra influencia. Dejamos de pensar en los demás, pues en el fondo, acabamos siendo todos lo mismo. ¿Sabes? Ni siquiera sé a dónde quiero llegar con esto, o si en realidad lo que veo ahora es en realidad el mismo paisaje que siempre ha decorado nuestra vida, y solo en este momento empiezo a abrir los ojos.

Pero una cosa está clara. Yo quiero ser yo, porque si soy solo mis circunstancias, me convertiré en un hecho circunstancial, ocasional y prescindible, y nadie merece acabar así. O bueno, casi nadie, al menos.

Si sabes la respuesta, si sabes cómo evitarlo, te agradecería que lo hicieses, antes de que me diluya en la corriente.

Atentamente.
Yo.