17/12/2006

Tren nocturno.

Posted in Dientes de Engranaje a 5:25 pm por interloper

O ese camino que todos recorremos en alguna ocasión.

El sol hace horas que se puso en el horizonte, y ahora solo una tímida Selene domina la oscuridad reinante.

Sentado en una butaca desgastada por el tiempo, y acompañado de unos cuantos desconocidos, contemplas tu imagen reflejada en el cristal, sintiendo apenas el leve traqueteo del tren viajando a dudosa velocidad. Fuera, un paisaje en blanco y negro que, por un instante, te devuelve una fría mirada, antes de que lo dejes atrás. Cruzas una naturaleza que la mano del hombre apenas ha modificado, o que ha sabido ocultar su acción a ritmo acelerado.

Acunado por la noche, te diriges hacia un destino incierto, una estación abandonada en medio de la nada donde nadie te espera, puesto que a nadie allí conoces. No sabes qué encotrarás, o qué situaciones deberás afrontar, puesto que jamás has estado allí antes. Solo sabes que, incesantemente, el tren nocturno en el que ya hace tiempo montaste sigue avanzando, y se acerca poco a poco a tu estación. Por no conocer, no conoces ni su nombre. Pero una cosa es segura, y es que en el momento de embarcar, tu decisión era firme, y tus expectativas, optimistas. Que sea lo que sea aquello que encuentres en tu destino, lidiarás con ello con todo tu corazón, hasta tu último aliento.

Y mientras todo esto pasa por tu cabeza, te das cuenta de que hace horas que miras el paisaje monocromático por la ventana, que la música que escuchabas se silenció en algún momento indefinido, y que tus compañeros de departamento hace tiempo que apagaron la luz y se durmieron, equiparando el interior al exterior del vagón, separados solo por un fino cristal que, a causa del gradiente de temperatura, poco a poco se ha ido empañando.

Mientras decides, confiado, permitir que durante unas horas la locomotora te transporte hacia donde mejor le parezca, dejándote llevar y dormir un poco tú también, te das cuenta de que este viaje nocturno no es solo un puntual recorrido entre dos andenes, sino también una peculiar metáfora de tu propia vida. Y sonriente, escoges otro disco, que empieza a resonar en tus oídos, te colocas como mejor puedes, y cierras los ojos. Ya habrá otro momento para fijarse por qué cambio de agujas merecría más la pena circular.

Anuncios

4 comentarios »

  1. Larteas said,

    Siempre me gustó viajar en tren, sin duda el medio más poetico, aunque yo no me identifique con esa clase de persona, pero uno es lo que es, me temo.

    Lo unico que hay que decir, despues de aplaudirte, es, en los departamentos de al lado al tuyo… ¿habría alguien en semejante situación?

    Curiosa respuesta, pues yo se que si, y probablemente, tu tambien.

    Abrazo!

  2. interloper said,

    ¿habría alguien en semejante situación?

    Probablemente, pero es nuestro miedo a lo que hay fuera lo que nos impide encontrarles…

    Qué mejor para este caso que el recuerdo de aquella escena de Midnight Nation…

    Un abrazo!

  3. […] de este mismo blog, he recordado algo que escribí hace ya año y medio, aproximadamente. Es Tren Nocturno. Y en esta entrada, en los comentarios, hablaba de Midnight Nation, comic bastante recomendable. En […]

  4. […] probablemente me encuentre en la puerta de un tren Elipsos que me transportará hacia el futuro. ¿El recuerdo de una sensación pasada? Quién […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: